Creación de un entorno económico-legal óptimo: el siguiente estadio de juego. – JON OLAIZOLA ALBERDI.

 

– Agradecimientos –

Agradecer, antes de nada, por el apoyo prestado por Orkestra, Instituto Vasco de Competitividad, sobre todo a ti, Bart Kamp. No me olvido de J.J García Ross por apoyarme en conocimientos a nivel jurídico a la hora de realizar este análisis.

También agradecer tanto a Marta Escudero como a Julen Escalero por la ayuda a la hora de matizar aspectos que a uno se le escapan.

Gracias también a mis compañeros de junta de ELSA Deusto y a Eduardo Casamayor.

 

1. Creación de un entorno económico-legal óptimo: el siguiente estadio de juego

Siempre estamos hablando sobre términos de competitividad de países y solemos analizar datos macro y micro económicos para ayudarnos a conseguir conclusiones válidas. Sin embargo, muchas veces se dejan en el tintero ciertos aspectos del entorno que pueden afectar a la competitividad. No solo a la competitividad, actualmente también a la colocación de los centro de decisión de las grandes empresas. Durante dos largos meses, he estado estudiando a los hiddenchampions19 y una de las características de los mismos es que el órgano de decisión está situado en el lugar de constitución de la empresa. Responden normalmente a empresas familiares, por ello, comentábamos que era más fácil que se cumpla esta característica. Sin embargo, cuando estamos hablando de empresas con mayor capital, donde uno de los factores clave del sector es situarse en algún otro país, vienen los problemas. No entraremos a valorar estos criterios. Nos parece más importante valorar aspectos legales que pueden afectar a las empresas y claramente aportar o restar competitividad a un territorio. Antes de detallar ningún caso más, Estados Unidos presume de Apple como gran empresa, pero sabemos que el centro de decisiones esta en Irlanda, territorio que podemos definir como paraíso fiscal.

Partiendo del ejemplo vasco, vemos cómo la CAPV es un lugar con propensión a la creación de empresas. Pero, ¿pueden las ventajas fiscales tener algo que ver en todo esto? ¿Son legales todas las ventajas que se proponen desde el Parlamento Vasco? Como es el caso de las “vacaciones fiscales”. La razón por la que haya más empresas y estas consigan mejores resultados puede residir en las ventajas fiscales de cada territorio. A mi juicio, no estamos hablando de criterios concluyentes, pero sí que merece la pena emplear un poco de nuestro tiempo a hacer una comparativa de territorios y su fiscalidad. Nos vamos a fijar en un índice bastante simple, el Impuesto sobre Sociedades, para hacer este primer acercamiento y, paso a paso, iremos analizando en otros informes los demás aspectos del Derecho Fiscal. Este análisis será bajo la legalidad y nunca olvidando que realizar prácticas empresariales para obtener un beneficio fiscal es ilegal en la mayoría de los casos. Queremos llegar a una conclusión concreta para poder salvar la situación económico-legal actual en toda Europa.

Claramente, tener un alto número de empresas que a su vez trabajan para el territorio en cuestión da lugar a unos datos macro más favorables y normalmente un índice de competitividad mayor. Nuestra duda es: ¿ser un territorio propenso a atraer capital extranjero está vinculado a la tenencia de un régimen fiscal? De primeras, comentar que todos los extremos son malos y que si vamos a los mismos, caso de Irlanda dentro de la UE, no obtenemos nada más que supuestos paraísos fiscales, donde empresas multinacionales se benefician del tratamiento fiscal, véase el citado caso de Apple y la última sentencia que dictamina una posible sanción por el hecho de trasladar su centro de decisión a Irlanda. La Comisión Europea está trabajando en analizar las posibles ayudas que se dan a empresas multinacionales Tecnológicas y Farmacéuticas. Se está poniendo en duda el llamado “doble irlandés”, que supone establecer una delegación en Irlanda y de ahí ramificar a demás paraísos fiscales. Parece ser que importa que los impuestos sean más bajos, pero pararnos ahí dejaría cojo nuestro análisis. Casos como el de la empresa Irizar Forjas, situada en la localidad de Lazkao (Guipúzcoa) llaman poderosamente la atención. Esta empresa, que nació como una empresa de forjas, actualmente hace ganchos para alta mar y, aunque su cuota de exportación ronde un 90-95%, su centro de decisión continúa en Lazkao. Lo podemos tratar como un hecho insólito y aplaudirlo o podemos buscarle el porqué. Uno de ellos puede ser el ámbito fiscal. Las mayores ventas las realiza en Finlandia y el Norte de Canadá donde los impuestos rondan un 20% en caso de Finlandia y un 26% en caso de Canadá. Datos sorprendentes ya que son menores al del País Vasco(28%). En este punto nos paramos ya que seguramente estas empresas tienen un valor sociocultural en el entorno que claramente beneficia la existencia de la misma. Pero ¿por qué no mover la empresa a Finlandia y dejar la sede de Lazkao como un centro de producción? Porque estamos en el País Vasco, donde están las raíces de la empresa y donde los clústeres20 y cooperaciones entre empresas son mucho más altos que en otros lugares del mundo. La conclusión que podemos sacar de esto es que el ámbito fiscal puede beneficiar, pero el entorno y el entramado es un factor que muchas veces tiene mayor valor. Seguramente, cambiar el centro de decisiones a Finlandia o algún otro lugar, no beneficiaría tanto como el entorno óptimo actual a esta empresa y a muchas otras del País Vasco. Entorno, entorno y entorno es la clave. Sin olvidarnos, reiterémoslo, que los extremos legislativos no nos sirven nunca.

Ahora veremos si el PIB nacional de los territorios y su Impuesto sobre Sociedades tienen alguna relación. Haciendo referencia a la base de datos adjunta, vemos como el Impuesto de Sociedades más alto es el de Emiratos Árabes, con un 55%. Es un caso poco común y que claramente nos encontraríamos ante un extremo. Su análisis nos llevaría a un callejón sin salida con poca cosa de argumentar a favor de nuestra línea de pensamiento. Pasamos a comentar el caso de Estados Unidos, como aquel que tiene mayor PI, a pesar de tener la mayor tasa de Impuesto sobre Sociedades de la OCDE. Existen territorios donde siendo los impuestos superiores la producción es mayor. Cosa diferente es decir que los centros de decisión estén colocados en estos lugares, aunque sobreentendemos que este aspecto afectará, en todo caso, a grandes multinacionales. Vayamos más allá y comentemos que en Estados Unidos se ha creado un hervidero de empresas donde apoyándose legalmente en subvenciones, ayudas, todas las facilidades para posibles inversores,… están creando ideas que cambian el mundo. Aunque parezca mentira, llegamos al mismo punto: creación de un entorno económico-legal óptimo. Aquí, me doy el placer de comentar un poco el caso de España, que teniendo una tasa de 30%, no obtiene un impacto en la “creación”. Dentro del País Vasco, efectivamente, la tasa de impuesto es menor, 2 puntos porcentuales por debajo concretamente. Sin embargo, tiene un entramado empresarial y un entorno óptimo que ayuda a crear empresas. Ejemplo claro y simple puede ser el de la propia Universidad de Deusto, donde podemos encontrar el “Innogune”, edificio que alberga empresas incipientes. A priori, para el ojo humano, no parece más que un edificio donde hay oficinas en las que varias personas trabajan. Efectivamente, el último resultado de ese edificio es el trabajo, pero se está creando un entorno Universidad – Empresas – Trabajadores – Alumnos – Ex alumnos – Profesores – Investigadores que aporta increíbles beneficios a todos estos agentes. Es tan simple como esto, con la ley en la mano, ¿por qué no aprovechamos el régimen fiscal que tenemos, sin darle más vuelta y creamos un entorno óptimo? Estoy casi seguro, que en el caso del País Vasco un régimen fiscal desfavorable, no afectaría tanto en la competitividad del mismo, ya que tenemos otros factores que nos ayudan a ser innovadores, productores, trabajadores y competitivos en última instancia.

 

Siguiendo con Estados Unidos y su estrella, Silicon Valley, vemos cómo, según un artículo publicado en ABC, el economista Javier García detalla cómo España nunca se podrá asemejar a Silicon Valley. Sobre todo subraya el hecho de la ingeniería fiscal, entiéndase como las estructuras de subvenciones creadas, las ayudas, el beneficio a aquellos que invierten en proyectos de alto riesgo (Business Angels),… En España todo este ámbito es muy diferente y mucho más rígido. Salvando la importancia que se le da en ciertos lugares a los clústeres, nunca nos podremos compararnos con la estructura que hemos comentad. Pese a todo, conseguir un entorno idóneo y poco a poco conseguir que el mismo sea óptimo para España es la clave para invertir este escenario. Todos sabemos que emprender es muy difícil, pero el Estado debe encontrar formas de ayudar. Cuando se hablaba de las vacaciones fiscales, todos se llevaban las manos a la cabeza, pero y por qué no apostar por ciertas ayudas, siempre bajo la legalidad de la Unión Europea, para conseguir el entramado deseado para que se genere una potencia empresarial de pequeñas y medianas empresas, de emprendedores y de ideas en general.

Para reforzar la argumentación del entorno económico-legal óptimo, observemos el caso alemán. Donde efectivamente se creó el concepto de hiddenchampions y donde pequeñas y medianas empresas resisten a la crisis y hacen de Alemania una potencia mundial. Suele creerse que este fenómeno ha sido originado por las empresas multinacionales, pero esto ha sido posible gracias al entramado de pequeñas y medianas empresas que, con ayudas legales (régimen fiscal), han conseguido crear un entorno perfecto para realizar su trabajo. Efectivamente, el Impuesto sobre Sociedades es alto, casi como en España, pero el PIB es casi 3 veces mayor. Por ahora, todos estarán de acuerdo en que conseguir la armonía entre entrono económico y legal es necesario para que el territorio sea competitivo. Comparemos España y el País Vasco. España tiene el Impuesto sobre Sociedades es del 30%, mientras que el País Vasco tiene un Impuesto sobre Sociedades del 28%. En España, las empresas no están tan conectadas entre sí, pero sí lo están más en el País Vasco, donde la creación de los clústeres viene dándose desde hace mucho. Conclusión, la competitividad es mayor, basándose en los dos aspectos, que deben ir siempre de la mano. Vemos que tener un régimen fiscal muy permisivo, como el de Irlanda nos da datos de paraísos fiscales, que no nos interesan. Casos como el de Emiratos Árabes tampoco nos interesan, con su 55% de Impuesto sobre Sociedades.

“What role does politics play for the creation of hidden champions?

Not one of my numerous contacts said that his company had attained world market leadership through government incentives. There are sectors such as wind or solar energy in which state incentives created conditions that made the establishment possible in the first place, but such cases are exceptions. Politics cannot claim to be responsible for the success of the hidden champions. Instead, hidden champions are becoming increasingly immune to the influence of national politics due to their global presence.

One CEO told me, “We generate 85% of our revenues outside our home market. The majority of our employees work in other countries. Most of our value added is generated in these countries. National politics are no longer relevant for us.” We can only hope that politicians in the various countries are aware that they have to court these internationally mobile companies. If the conditions at one location are not right, the hidden champions are not tied to this location.”

 

Basándome en este texto escrito por Hermann Simon, puedo decir que efectivamente la mayoría de los gobiernos presentan una clara pasividad ante este fenómeno económico. Desde un punto de vista jurídico, debemos superar las rigideces características de nuestro entorno europeo y trabajar, de verdad, por lograr una Unidad Económica y un entramado económico Europeo que ayude a todos los territorios a ser competitivos. ¿Para que nos sirve ser a nosotros competitivos, si tenemos países que no tienen nada de industria? Jurídicamente nos tenemos que olvidar de obstáculos y beneficiar a la economía y a la regeneración. Todos se preguntarán, ¿y cómo? Parece bastante complicado plantear un cambio así en el seno Europeo. Sin embargo, porqué no volver a los inicios históricos de la UE, al momento de su creación, para ver lo que queríamos ser y lo que somos actualmente.

En mi opinión el dilema tiene una solución clara:

– Las competencias en materia de subvenciones relacionadas con emprendimiento, innovación, creación de clústeres,… deben estar reguladas por parte de la Unión Europea, siendo una competencia exclusiva de estas y partiendo de la base de la igualdad de todos los territorios en este aspecto dentro de Europa. Con esto, en mi opinión, podríamos crear una clara regeneración más o menos igualitaria, ya que hemos visto que el ámbito fiscal no tiene tanto peso como nos imaginábamos. La creación del entorno óptimo sí que supone un claro factor de diferenciación de regiones. ¿Por qué no crear un entorno europeo general que pueda ayudar a todas las empresas? Podríamos establecer un entramado empresarial Europeo con el que podamos sostener las bases de muchos aspectos macro. Esto lo vamos a hacer solo con cambios legislativos y poniéndonos en marcha ya. Utilizando un lenguaje más coloquial, podemos decir que nos están “comiendo la tostada”.

Los International Niche MarketLeaders no se fijan en estos aspectos gubernativo- políticos, ya que es mucho más simple su modelo de gestión. Se centran en trabajar para obtener un producto muy bueno, con cualidades excepcionales y lo venden a todo el mundo. Se centran en nichos de mercado, sin atender a barreras y tratan de vender su producto. Hasta ahí, todos estamos de acuerdo de que toda la parafernalia fiscal creada entre los países no es aspecto importante. Sin embargo, estas empresas, cuando pasan los años, llegan a facturar más dinero, llegan nuevas generaciones al mando de la empresa y es aquí donde reside el posible problema. Todos sabemos que el marco y el “terreno” de juego cambian si estamos hablando del País Vasco, y como muchos casos que acompañan la línea de argumentación, las empresas prefieren quedarse en Guipúzcoa que ir a Madrid. Estamos hablando de un mísero 2%, que puede maquillar o hundir las cuentas que se presentan en las Asambleas. El mundo empresarial lo mueve el dinero y quedarse únicamente en aspectos sentimentales puede empeorar nuestro análisis sobre la competitividad.

Toma de Postura

  1. El País Vasco es una de las Comunidades que tiene más beneficios fiscales, si lo comparamos con demás territorios o países. Rondamos un 1,5 y 2 % de diferencia. Aunque como hemos dicho, no es muy importante el hecho de un impuesto menor.
  2. No debemos caer en la ceguera. Países como Irlanda, dan mejores oportunidades fiscales y decir que son más competitivos no tiene sentido, ya que estos no tienen entramado empresarial. La competitividad no tiene sentido sin entorno y sin ayudas legales de todo tipo para las empresas.
  3. Aun así, no se debe olvidar este hecho que, junto a los demás (léase Clústeres, Historia Industrial,…), beneficie a las empresas vascas y a nuestro entorno empresarial.
  4. Derecho Fiscal: Dentro del País Vasco es muy convulsa la historia, pero actualmente puede ser un beneficio para el entorno. Hay que comentar que este ámbito dentro del País Vasco tiene un tinte político muy fuerte.
  5. ElTJUEdeclaróilegaleslasdenominadas“vacacionesfiscales”,peroestasayudaban a las empresas a que se estableciesen en el País Vasco. No estoy hablando de que las ayudas estatales sean legales dentro del marco europeo, pero desde las instituciones se debe ayudar a la economía europea. Todos sabemos que el viejo continente tiene un mercado laboral muy rígido y eso se traduce también en desventajas para la dinámica de las nuevas ideas y el emprendimiento. Somos mucho más tradicionales y nos cuesta más innovar. ¿Por qué no abogamos, de una vez, por crear una verdadera Unión, olvidándonos de patriotismos y tratando de beneficiar a la Unión de la Economía como forma de conseguir mejoras? ¿Por qué no beneficiar a las ideas y nuevas empresas, en vez de ponerles límites y obstáculos. Como las acciones fiscales? Esto está claramente limitado por el TJUE en sus Sentencias.
  6. Debemos tener en cuenta el hecho de que estas políticas se declaren directamente como competencia desleal y que por parte de la Comisión se sancionen estas actuaciones. Por ejemplo, 30 millones de euros en concepto de sanción por las “vacaciones fiscales”. Aún sabiendo que estas opiniones crearán polémica, desde la Unión Europea de forma igualitaria para todos, se debería beneficiar a las empresas incipientes. Volvemos a lo mismo, legalmente crear un mercado dinámico. A mi juicio, la UE se creó para obtener un mercado económico común, dinámico y donde haya cooperación entre todos. Estamos consiguiendo, mediante la Comisión y mediante las desigualdades legislativas de los Estados Miembro, unos resultados totalmente diferentes a los objetivos preestablecidos. Por ello, estamos donde estamos y tratamos de salir de un agujero que aplicando políticas de recortes, sin conseguir nada.
  1. Se debe apostar por una Europa rica en ideas, dinámica y legalmente más permisible. Se deben limitar casos como Irlanda, para que no se creen dentro de Europa paraísos fiscales y, la Comisión, sí deben acotar estas actuaciones. Sin embargo, debe hacer suyas políticas generadoras de conexiones empresariales, ayudando legalmente estas prácticas. Siempre he creído que es mucho más eficaz el derecho anglosajón, ya que es mucho más dinámico y ayuda a todos a lograr objetivos con mayor rapidez.
  2. Si consultamos el Reglamento (CE) no 1628/2006 de la Comisión, de 24 de octubre de 2006, relativo a la aplicación de los artículos 87 y 88 del Tratado a las ayudas regionales a la inversión, encontramos todas las claves sobre esta materia. Según el mismo, toda ayuda regional prestada por el Estado no estará exenta del requisito de notificación conforme al Reglamento, seguirá sujeta al requisito de notificación previa a la Comisión. Esto supone un claro obstáculo y limitación para los Estados. Yo lo que propongo es lo siguiente: suprimir la posibilidad que las regiones o Estados puedan dar ayudas y que todo el mercado lo controle la Unión Europea mediantes diferentes agentes. Por qué no plantear un mercado libre, donde toda la inversión sea libre. Parece una “locura” en un principio, pero claramente dotaríamos al mercado de un dinamismo increíble. Siempre moviéndonos bajo la legalidad, crear instituciones observadoras y controladoras desde la UE que traten de supervisar las inversiones privadas y su legalidad, pero en lo demás, dejar total libertad.Obviamente, se deberá hacer hincapié en el control de ayudas no transparentes para que no tengamos casos de blanqueo o economía sumergida pero, en lo demás, dar un claro beneficio a la libertad y a la creación de inversores privados. En mi opinión, proyectos innovadores y rompedores tendrían mayor facilidad para salir al mercado y conseguir una implantación dentro del marco económico.

Por último, comentar que todo lo planteado se debería hacer primero de una forma parcial. Crear principios de libertad en ciertos lugares donde se pudiesen establecer estas empresas y donde, legislativamente hablando, para que haya una clara libertad. Se debería aplicar este modelo de gestión territorial en ciertos lugares. Crear un Silicon Valley Europeo con libertad máxima, sin que haya ley que obstaculice, que se dé libertad a las PYMES para que puedan crear contacto entre ellas y beneficiar a inversores privados para que les apoyen. Dejarnos de una vez de ámbitos nacionales, regionales y dejar a la economía ser libre, sin ataduras de regiones ni de territorios y lograr por fin una Unidad Económica Europea que pueda competir con el dinamismo de los mercados Estadounidenses. Tenemos grandes industrias, tenemos know-how, nos falta dinamismo en los mercados y libertad legislativa. Vivimos en una economía demasiado reglada, donde intervienen Comunidades Autónomas, Estados, la UE, Tratados Internacionales,… se limita toda actuación libre de los mercados. Apoyemos las teorías clásicas de los mercados y beneficiemos a aquellas personas que inviertan en proyectos arriesgados. Consigamos un Silicon Valley particular en Europa. Consigamos crear entornos económico-legales que puedan beneficiar al entramado Europeo, olvidándonos de rigideces. Vamos a crear clústeres concretos para generar un entramado donde todos los Estados y sus industrias puedan verse beneficiados. Para hacer este análisis tan arriesgado, me he basado en prácticas locales que realizan ciertas empresas que, al margen de lo que dicen las leyes estatales, tienen una visión mucho más global de la economía y, realmente, les da igual todo lo demás. Concentrémonos en su gestión y cuidémoslos para que no se “escapen”, intentemos ayudarles todo lo que podamos y que ellos vean revertido el esfuerzo realizado durante ciertos años en beneficios cooperativos.

Quiero terminar este trabajo con una frase que nos ayude a plantear el objetivo general del cambio que se debe dar en los mercados.

“El hombre es un animal que hace negocios, ningún otro animal lo hace. Ningún perro intercambia huesos con otro”. Es una frase de Adam Smith en que apunta a la excepcionalidad del hombre por hacer negocios. Porque no dejar a la mano invisible que haga su trabajo y que nosotros nos adecuemos a sus cambios sin tratar de controlar y limitar la economía mediante las leyes.

Leave a Reply